SUTEP: 1° DE AGOSTO: ASAMBLEA NACIONAL DE DELEGADOS
'SUTEP LA LIBERTAD 31 DE JULIO: ASAMBLEA DE DELEGADOS DEL SUTEP LA LIBERTAD '
SUTEP TRUJILLO: noviembre 2016
¡UNIDAD PARA LUCHAR,UNIDAD PARA VENCER!

miércoles, 30 de noviembre de 2016

SUTELL. Movilización de los maestros exigiendo mayor presupuesto para Educación.

MAESTR@S DEL SUTEP LA LIBERTAD PARTICIPANDO DE LA JORNADA DE LUCHA DEL 29 DE NOVIEMBRE DEL 2016, EN DEFENSA DE LA ESCUELA PUBLICA, INCREMENTO DEL PISO SALARIAL, PAGO DE LA DEUDA SOCIAL, EVALUACION DE DESEMPEÑO EN AULA, NUEVO SISTEMA DE PENSIONES Y JUBILACIONES....

!MOVILIZACION NACIONAL ÉXITO TOTAL!

SUTEP LA LIBERTAD




















Leer mas >>

domingo, 27 de noviembre de 2016

29 DE NOVIEMBRE MOVILIZACIÓN NACIONAL DEL SUTEP/ SUTEP LA LIBERTAD MOVILIZACION 9 A.M.




SUTEP LA LIBERTAD: MOVILIZACIÓN 
CONCENTRACIÓN EN CHIRA 135- 9 a.m.



VAMOS MAESTROS Y MAESTRAS
MARTES 29 DE NOVIEMBRE MOVILIZACIÓN A NIVEL NACIONAL.
¡ÚNETE A LA LUCHA!



I ASAMBLEA AMPLIADA EN LA CIUDAD DEL CUZCO
El futuro del movimiento sindical magisterial; y sobre todo del SUTEP, debe consolidar la unidad de todas las fuerzas en su interior, en su institucionalidad, en concordancia con su estatuto y su reglamento y JAMAS ACTUAR AL MARGEN DEL ESTATUTO y menos dar concesiones aquellos que en su mente está la división, la anarquía como práctica. Las bases del Cuzco aclaman la UNIDAD en torno al SUTEP y no en torno a otra organización ajena al sindicalismo clasista. 
En el SUTEP que fundara Horacio Zeballos Gamez, caben maestros y maestras de todos los matices, de todos los colores, de distintas ideologías..
Esta organización, comprometidos en la defensa de los derechos del magisterio, identificado con su historia. convicción hacia el futuro de optimismo en las fuerzas nuevas, de energía para emprender un Nuevo Curso en la educación Peruana
Asumimos una nueva conducción, también nuevos retos, nuevos desafíos, con alto sentido de responsabilidad, de compromiso con nuestros estudiantes y relación estrecha con los maestros y con el pueblo peruano; ante ello, es evidente la necesidad de realizar un trabajo fuerte, intenso, sostenido y sin tregua, de conciencia y organización dentro del magisterio, puesto que estos tiempos y este sindicato exigen seguir nutriéndose de cuadros y de sindicalistas procedentes de lo mejor de los jóvenes maestros.
Lo nuevo nunca se construye sobre los escombros de lo viejo, ni se remontan montañas si no hay el coraje y la disciplina para escalarlas; tenemos que sacar lecciones de la experiencia vivida, del legado que nos dejó el más grande líder del magisterio – Horacio Zeballos Gamez - buscando respuesta a los nuevos problemas, con ese sentido creativo y heroico del Amauta José Carlos Mariátegui, renovándonos, autoerigiéndonos, apostando por el futuro.








Carlos Rojas Galarza:

FENDUP: COMUNICADO A NIVEL NACIONAL, SE INICIA LA HUELGA DE HAMBRE

La huelga continúa en todo el país, ahora se radicaliza, entre otras medidas, con la HUELGA DE HAMBRE.

VER AVISO CONTRATADO EN EL DIARIO EXPRESO, HOY DOMINGO 27 DE NOVIEMBRE, PÁGINA 5. DIFUNDIRLO AMPLIAMENTE





Leer mas >>

Injusticia sancionan a maestra contratada con la Ley SERVIR


De: VICTOR CESAR CACSIRE PARIONA <vccp1@hotmail.com>
Fecha: 24 de noviembre de 2016, 23:09

VICTOR CESAR CACSIRE PARIONA ha compartido archivos de OneDrive con su usuario. Para visualizarlos, haga clic en los vínculos siguientes.

para su difusión a pesar que existe una comisión de procesos administrativos

--
"Por la Unidad Sindical Clasista"
http://suteprovincialtrujillo.blogspot.com
---
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "SUTEP.TRUJILLO" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a suteptrujillo+unsubscribe@googlegroups.com.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.

Leer mas >>

ESPECIAL (II) HOMENAJE A FIDEL // LA PARTIDA DE UN GIGANTE DE LA REVOLUCION

27 Noviembre 2016

___________________________________________________________________________________

CONVOCATORIA:  
MAÑANA LUNES 28 A LAS 12 HORAS, ALGUNOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS ESTAREMOS FRENTE A LA EMBAJADA DE CUBA EN BUENOS AIRES PARA FIRMAR EL LIBRO DE CONDOLENCIA POR LA PARTIDA DEL COMANDANTE EN JEFE. LOS Y LAS ESPERAMOS.  

____________________________________________________________________________________

ESPECIAL (II) DE HOMENAJE A FIDEL 


FIDEL: UN GIGANTE DE LA REVOLUCION



Revolución es...

«Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo».

_________________________________________________

Habla el pueblo de Cuba: Él nos enseñó que hay que echar parlante

Nuestro Comandante, el eterno amigo y consejero de los jóvenes, el inspirador de tantas y tantas generaciones de cubanos, es un hombre-símbolo


27 de Noviembre del 2016 

Pasa el tiempo y el hombre no es de acero, el tiempo es agresivo y arrogante;
pero el hombre es inmortal desde el instante que siembra un ideal en su heredero.
Aramís Padilla

«Lo hemos visto como un padre, un abuelo, y siempre será el joven que estudió Derecho, vino en el Granma, peleó en la Sierra y nos dio una Patria libre». Así dijo la estudiante de primer año de Periodismo, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, Laura Alonso Hernández, quien, después de escuchar la noticia del deceso del Comandante por muchos de sus amigos, no podía creerlo.

«Entonces llamamos a la casa y supimos de la alocución de Raúl. Todos estamos tristes porque Fidel hizo mucho por Cuba. Con su ida perdemos a un hombre de pensamiento infinito, de acción audaz, un hombre con una amplia visión política», argumenta.

En la Facultad tuvieron lugar este sábado las Puertas Abiertas para los interesados en estudiar Periodismo, Comunicación Social y Ciencias de la Información, explica Laura, quien hizo notar que en esta ocasión no tuvo la alegría acostumbrada. «Lo hicimos, pues, entre los mayores afanes y conquistas de Fidel está la educación; no podíamos quedarle mal. Ese fue nuestro tributo a todos sus desvelos y motivaciones hacia nuestro movimiento universitario», acota.

Y como Laura, Marisol Morales también amaneció triste. «Cuando el reloj sonó este sábado no tenía ganas de despertar, pero Fidel nos enseñó que hay que echar pa'lante. Me levanté y aquí estoy trabajando», comenta.

Detrás del mostrador de la farmacia donde labora como dependienta, asegura: «Fue un hombre muy grande, único. Como él no habrá otro. Ahora tenemos que unirnos y resistir los intentos de quienes pretendan desestabilizar el país. «El Comandante nos deja su ejemplo; y eso vale más que todo en el mundo».

La cuentapropista Marlén Hernández habla con la voz llorosa. «Tengo una hija universitaria que, gracias a la Revolución y este Comandante que acabamos de perder, estudia para ser una profesional. Del Comandante en Jefe aprendimos a ser consecuentes y sinceros, y por él debemos seguir siendo así», afirma.

Mélody de Armas González, estudiante capitalina de 12 grado, asegura que no por estar consciente de la avanzada edad del Comandante, su muerte dejó de causarle asombro. «He crecido escuchando a Fidel, que nos deja a todos los jóvenes el legado de su lucha incansable por un futuro más próspero para nuestra sociedad. Sus ideas de equidad, socialismo y firmeza debemos seguirlas ahora más que nunca; para que continúe sintiéndose orgulloso de nosotros donde quiera que esté».

Este es un duro golpe para todos los cubanos, afirma Erney Rodríguez, estudiante de segundo año en la especialidad de Ciencias de la Información, pero como «Fidel siempre confió en nosotros, ahora nos corresponde continuar su obra y mantener vivas sus ideas».

María Isabel Avijana Rodríguez, médica desde hace diez años en el hospital pediátrico William Soler, cuenta que la mañana del 26 de noviembre, más que traer minutos de silencio y lágrimas, fue la reafirmación del compromiso que tiene Cuba con su líder histórico.

«A Fidel lo llora su país y el mundo; luchó por lo que somos hoy. Nuestros logros en disímiles esferas se los debemos a su firmeza de carácter y espíritu batallador. Puso en nuestras manos una Revolución y por todas sus enseñanzas, la mantendremos», asevera.

Hombre de pensamiento nuevo

La noticia la recibió a la primera hora de la madrugada. Fueron unos toques en la puerta de su cuarto. «Yordanis, tienes una llamada de La Habana; dicen que es urgente», avisó la abuela Luciana. La voz se le sentía extraña y cuando abrió la encontró bañada en lágrimas.

Pensó que había ocurrido alguna novedad en la familia y tomó el auricular. Ahí lo supo. Fidel había muerto. Algo que por más que se dijera seriamente y por una persona responsable, era difícil de aquilatar. Tanto, que no lo acaba de aceptar, pese a que es cierto.

«Es algo a lo que no acabo de acostumbrarme», dice Yordanis Marín Mejías, de 18 años, estudiante de cuarto año de la especialidad de maestro primario en la escuela pedagógica Raúl Corrales, de Ciego de Ávila, y presidente provincial de la FEEM. «Es verdad, dice, que en estos momentos hay que ser fuerte y uno no puede dejar que el dolor lo derrote; pero no es fácil».

Antes de comenzar la entrevista, Yordanis cuenta el dolor de su madre y su abuela. La mamá, consternada, repetía que ella era una profesional y había logrado algo en la vida gracias a Fidel y lo que él hizo por el pueblo cubano. Su abuela recordaba los años duros y las oportunidades que se abrieron al triunfar la Revolución. «Yo estudié y pude tener trabajo gracias a él», dijo.

«Fidel pasó de generación a generación por lo que hizo por Cuba y el mundo. Cuando eres niño empiezas a querer a alguien que no vive contigo, por lo que dicen tus padres de esa persona. Con el Comandante en Jefe me ocurrió así. Yo escuchaba las historias sobre él y así nació mi admiración. Después uno se acerca a la historia, lee y se asombra de las cosas que hizo. Fidel siempre fue un hombre de pensamiento joven, por eso siempre vivirá en nosotros».

—A tu juicio, ¿por qué este hombre llegó a ser tan grande?

—Las razones son diversas. Él sintetizó muchas virtudes en su persona. Pienso, por ejemplo, en su fe en el mejoramiento humano, su rebeldía eterna, su valor, inteligencia y visión de futuro.

«Yo crecí soñando con estar a su lado, darle la mano, escucharlo cerca, que me pusiera la pañoleta. Pero Fidel no se irá nunca. Su ejemplo permanecerá y lo seguiremos».

—¿Qué valores de Fidel siempre tendrás presente?

—Su humanismo y sensibilidad hacia las personas, su posición contra cualquier tipo de injusticia, su valentía. Fidel nos va a hacer mucha falta ahora; nuestro mejor homenaje es tratar de ser como él.

Preocupado siempre por los demás

El Joven Club de Computación de la comunidad de La Fe, en Isla de la Juventud, estaba abierto temprano. Todavía no habían llegado tantas personas a compartir mensajes sobre Fidel, y ya Ernesto Alejandro Matos Sosa estaba frente al ordenador.

«Fue una noticia fuerte para todo el mundo. Él era muy bueno con los niños», dijo este adolescente de 15 años que estudia en el politécnico agropecuario del Municipio Especial.

«Escuché lamentarse a mi papá y luego lo supe por la televisión. Él se puso muy triste y yo también, pues Fidel se preocupó siempre por los problemas de los demás, no solo en Cuba, sino también en otros países», comenta.

Estratega de todos los tiempos

Leyder Ortiz Pérez, profesor universitario tunero de 26 años de edad, cuando escuchó por televisión la noticia del fallecimiento de Fidel apenas podía darle crédito. «Los cubanos llegamos a pensar que nuestro Comandante en Jefe era inmortal —asegura, compungido. De hecho lo es, porque sus ideas tendrán vigencia por los siglos de los siglos».

Militante de la UJC y secretario general de un comité de base, Leyder ha podido apreciar en la calle y en todas partes el dolor del pueblo por la desaparición de su líder histórico. «No se habla de otra cosa y es comprensible: Fidel refundó este país en 1959 para conquistarle toda la justicia y para que los cubanos fuéramos definitivamente libres.

«La estatura de Fidel como político rebasó tiempo y espacio para convertirse en referente mundial. Al igual que José Martí, de quien se sintió siempre discípulo, Fidel es ya eterno», comparte.

Guía indiscutible de la juventud

«Al ver hoy a niños, adolescentes y jóvenes con un futuro seguro, nuestro compromiso se multiplica; a Fidel le repetimos que los pinos nuevos no fallarán. Este hombre extraordinario será el guía indiscutible de la juventud que camina con pasos firmes y sabiduría», dice a JR Yannara Concepción Domínguez, primera secretaria de la UJC en Matanzas.

Yaikel Puentes Malangón, estudiante de onceno grado en el instituto preuniversitario José Luis Dubrocq, señala que para las nuevas generaciones Fidel es un paradigma, un ejemplo de sacrificio, de dignidad, lealtad, solidaridad e internacionalismo.

«Nunca lo olvidaremos frente a las situaciones más difíciles: ese Fidel que defendió a Cuba ante Naciones Unidas, luchó contra un bloqueo injusto y un imperialismo que no cesa de atacarnos. Nuestro Fidel es un hombre-símbolo», afirma.

La cultura es lo primero

El legado del Comandante en Jefe debe ser la máxima de la juventud creadora cubana porque, como él mismo expresó, la cultura es lo primero que hay que salvar, refiere Alberto Pacheco, vicepresidente de la filial espirituana de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Para Lisbet Vallés Bravo, especialista en Comunicación en la Dirección Provincial de los Joven Club en Sancti Spíritus, «Fidel siempre será nuestro principal líder porque su pensamiento permanecerá en el corazón de cada cubano». Ella estuvo muy cerca de él durante la última tribuna abierta celebrada en predios espirituanos, en los primeros años del siglo XXI.

El largo camino que nos deja

Cuando supo de la muerte de Fidel, en lo primero que pensó la periodista pinareña Susana Rodríguez Ortega fue en la imagen de su abuelo, quien desde niña la enseñó a amar al Comandante.

«Nunca vi al Jefe personalmente, esa fue una deuda que me quedó, pero mi hermana, mayor que yo, me hacía los cuentos de cuando ella fue a un Congreso Pioneril y lo vio.

«A los jóvenes nos deja un largo camino. Nos enseñó a defender el estudio y el trabajo en un pueblo que era de analfabetos, en el que no conocían lo que era un libro, lo que era un lápiz. Y los hijos de ese pueblo analfabeto somos hoy gente universitaria, estudiada. Es un líder universal más que cubano», asevera Susana.

«Hay tristeza, pero no podemos defraudar su confianza, porque siempre estuvo a nuestro lado, nos apoyó, nos dio ánimos y, sobre todo, nos dio responsabilidades para ir preparándonos para este momento», dice Yovaldy Valdés González, realizador de sonido de la emisora Radio Guamá.

Miles de maneras para verlo

Hasta la Casa del Joven Creador, de la ciudad de Camagüey, llegó JR para conversar con varios de los noveles artistas, quienes en más de una ocasión se han inspirado en la vida y obra del Comandante en Jefe.

El trovador Harold Díaz Pedraza, amaneció también con pesar este día 26. Su guitarra estaba en silencio. «Fidel no solo trazó el camino de su pueblo, sino también lo iluminó con inteligencia y empeño. En él se daba un encanto: lograba inspirar a los artistas.

«Al Comandante lo acompañó siempre un talento innato: el de asumir riesgos sin temer a los reveses, el de convencer con la palabra, el de convocarnos una y otra vez a la lucha».

_________________________________________________________________________________________________________________________




Leer mas >>

sábado, 26 de noviembre de 2016

FIDEL EL REVOLUCIONARIO Y LIBERADOR FALLECIO A LOS 90 AÑOS

FIDEL, EL REVOLUCIONARIO Y LIBERADOR
FALLECIO A LOS 90 AÑOS EN LA HABANA (CUBA)
PRESENTE EN
LA HISTORIA DEL MUNDO
EJEMPLO DE VIDA, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.


13 agosto 1926 - 25 noviembre 2016
EL PRESIDENTE RAUL CASTRO
DA ANUNCIO OFICIAL DEL FALLECIMIENTO
DEL PADRE DE LA REVOLUCIÓN CUBANA
 
https://youtu.be/0NuymVsSdH8
25 noviembre 2016

SALUDOS FRATERNOS EN ESTE DIA DE DUELO MUNDIAL
Asociación América Latina Publicaciones
Editora de "El Chasqui de América Latina"
Asociación Ley 1901-France
http://www.asocamerlat.org/
Hacer un click para su lectura.
Email:
asocamerlat.bis@gmail.com
clik
2016: Año de Solidaridad con los pueblos que luchan
por la PAZ e INTEGRACION de América Latina.

 


Leer mas >>

ESPECIAL DE RESUMEN LATINOAMRICANO EN HOMENAJE A FIDEL CASTRO


26 de noviembre 2016

HOY EN BUENOS AIRES A LAS 19 HORAS TODOS Y TODAS AL OBELISCO A HOMENAJEAR A FIDEL. QUE NADIE FALTE QUE ES HORA DE SEGUIR CUMPLIENDO CON SU LEGADO
____________________________________________________________________________________________________________________


  • HASTA SIEMPRE QUERIDO COMANDANTE!

    Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos Hasta Siempre Querido Comandante!!   La Habana, 26 de noviembre de...




    ¡Hasta la victoria siempre, Fidel!

    Hoy 25 de noviembre, a las 10:29 horas de la noche falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz. En cumplimiento a la voluntad expresa del Compañero Fidel, sus restos serán cremados


    26 de Noviembre del 2016 

    Querido pueblo de Cuba:

    Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10:29 horas de la noche, falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

    En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados.

    En las primeras horas de mañana sábado 26, la Comisión Organizadora de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana.

    ¡Hasta la victoria siempre!


    ________________________________________________________________

    Decreta el Consejo de Estado Duelo Nacional

    Con motivo del fallecimiento del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, el Consejo de Estado de la República de Cuba declara nueve días de Duelo Nacional, a partir de las 06:00 horas del 26 de noviembre hasta las 12:00 horas del 4 de diciembre de 2016


    26 de Noviembre del 2016 

    Con motivo del fallecimiento del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, el Consejo de Estado de la República de Cuba declara nueve días de Duelo Nacional, a partir de las 06:00 horas del 26 de noviembre hasta las 12:00 horas del 4 de diciembre de 2016.

    Durante la vigencia del Duelo Nacional cesarán las actividades y espectáculos públicos, ondeará la enseña nacional a media asta en los edificios públicos y establecimientos militares. La radio y la televisión mantendrán una programación informativa, patriótica e histórica.

    Consejo de Estado de la República de Cuba


    Fidel, el hombre de los quinientos juramentos

    Yo he hecho en mi vida como quinientos juramentos, dijo Fidel al periodista Tomás Álvarez de los Ríos. En el cumpleaños 85 del líder de la Revolución, JR recorre una parte de la trayectoria que honra esa aseveración


    12 de Agosto del 2011 

    El 30 de octubre de 1999, en un pleno ampliado de la Unión de Periodistas de Cuba, en el Palacio de las Convenciones, en La Habana, Fidel dijo a Tomás Álvarez de los Ríos, octogenario periodista espirituano ya fallecido: «Yo he hecho en mi vida como quinientos juramentos».

    Esto nos hizo buscar entre sus principales juramentos, promesas, compromisos y vaticinios, de los que, en una larga lucha, por supuesto, son muchos los que escapan a nuestra selección.

    En 1950, prometió que asumiría su propia defensa en la Sección Primera de la Sala de Justicia de Las Villas, en el juicio de urgencia número 543, y cumplió su compromiso.

    El denunciante fue un capitán. Los acusados, él y otras personas. El motivo, los sucesos de Cienfuegos del 12 de noviembre de ese año. Fidel era en ese momento el presidente de la Asociación de Estudiantes de la Escuela de Ciencias Sociales, y los tales hechos en la Perla del Sur fueron las protestas contra una resolución del ministro de Educación Aureliano Sánchez Arango, que provocaron encendidas huelgas en los institutos. Lo acusaron de incitación. «Yo asumiré mi propia defensa», prometió, y así lo hizo.

    También dos años más tarde prometió actuar como acusador por primera vez en una causa, y lo llevó a cabo contra un comandante y un teniente, en el Juzgado de Instrucción de la Sección Cuarta de La Habana.

    Tenía 24 años y, como acusador particular, denunció a los militares por la muerte a golpes del obrero ortodoxo un año mayor que él, Carlos Rodríguez, cuyo cadáver fue velado en el Salón de los Mártires de la FEU, el 4 de marzo de 1952.

    Habrá otra vez Mellas, Trejos y Guiteras

    El 16 de marzo, a seis días del golpe de estado batistiano, ante la sepultura del luchador ortodoxo Eduardo Chibás, juraría Fidel: «¡Cubanos, hay tirano otra vez, pero habrá otra vez Mellas, Trejos y Guiteras. (...) Si Batista subió al poder por la fuerza, por la fuerza hay que derrocarlo».

    El 27 de diciembre a las 5:00 p.m., siete meses antes del Moncada, Fidel fue a la finca Ácana, en Matanzas, donde 30 obreros agrícolas llevaban varios meses sin cobrar: «Dentro de cuatro días les cobro ese dinero», prometió. Eran más de 5 000 pesos. «Les doy mi palabra de honor de que si ustedes me dan un poder, yo les cobro esa deuda (...) pasado mañana a esta hora ustedes van a tener aquí un telegrama que les dirá cómo van las gestiones». Y lo cumplió.

    Paulino Pedroso le dijo por esos días: «Tu actitud se parece a la de nosotros, a la de los comunistas, desinteresada».

    «Si llegara a triunfar algún día —dijo Fidel—, mi programa sería el mismo de los comunistas: la nacionalización».

    En esa etapa iba en un jeep con Ernesto Tizol, por la loma de Escandell, y Fidel dialogó con un campesino que andaba sobre un mulo: «¿Tiene mucha tierra?». «Solo un caró». (No llega a las dos hectáreas). «¿Es de su propiedad?». «No, arrendada». «No se ocupe, que dentro de muy poco va a ser suya», le aseguró Fidel.

    En La Historia me absolverá, comentaba: «A ese pueblo cuyos caminos están empedrados de engaños y falsas promesas, no le íbamos a decir: te vamos a dar, sino: Aquí tienes, lucha ahora con todas tus fuerzas para que sea tuya la libertad y la felicidad».

    Recluido en la prisión, indefenso, desarmado, incomunicado, calumniado, quisieron hacer ver que estaba enfermo para que no acudiera al juicio, y les dijo a los médicos en su celda: «Ustedes sabrán cuál es su deber, yo sé bien cuál es el mío», y comentó al respecto: «No me comprometí a guardar secreto sobre este diálogo, solo estoy comprometido con la verdad».

    Acerca de los esbirros que mataron a sus compañeros del Moncada, juró: «No escatimaré fustazos de ninguna clase sobre los enfurecidos asesinos». Y más adelante, también en su digna autodefensa, aseveró: «Lo que yo diga aquí se repetirá muchas veces, no porque se haya escuchado de mi boca, sino porque el problema de la justicia es eterno, y por encima de las opiniones de los jurisconsultos y teóricos, el pueblo tiene de ella un profundo sentido (...)», y en otra parte puntualizó: «Mi lógica es la lógica sencilla del pueblo».

    Cuando juraba, prometía o se comprometía, asomaba ya en su actuar el destello de un conductor de pueblos de excepcional calibre (...) y, almanaque en mano, era poco más que un chiquillo, pero su cerebro rozaba ya la cabeza política de Lenin. Aunque muy joven, se convertiría con los años en ese luchador que el propio Lenin exhortaba a tener: «Hay que preparar hombres que no consagren a la revolución sus tardes libres, sino toda su vida».

    Libertad o muerte

    En la Granjita Siboney, momentos antes del asalto al Moncada, proclamaría: «El pueblo nos respaldará en Oriente y en toda la Isla».

    Al periodista Raúl Martín Sánchez, de Bohemia, que lo entrevistara en el llamado Presidio Modelo, en julio de 1954, le expresaría: «Me propongo vencer todos los obstáculos y librar cuantas batallas sean necesarias (...) sé dónde está lo mejor de Cuba y cómo buscarlo».

    En agosto de 1955, en su Mensaje al Congreso de la Ortodoxia, desde México, expresó: «(...) esta lucha solo debe cesar cuando no queden opresores (...) o haya caído sobre la tierra esclavizada y triste, el último revolucionario». Y en el Manifiesto No. 2 del Movimiento 26 de Julio, en ese mismo mes y año, sentenció: «Esta ha de ser por encima de todo una revolución de pueblo, con sangre de pueblo y sudor de pueblo».

    También en 1957, argumentó: «El Movimiento 26-7 es el porvenir sano y justiciero de la patria, el honor empeñado ante el pueblo, la promesa que será cumplida».

    «Yo voy a organizar (...) al pueblo», aseguró a Rafael García Bárcena, y el 10 de junio (en Bohemia), enfatizaría: «Volveremos cuando podamos traerle a nuestro pueblo la libertad y el derecho a vivir decorosamente, sin despotismo (...)».

    Y en el citado Manifiesto del M-26-7, reafirmó: «Los que dudan de la firmeza con que llevaremos adelante nuestra promesa; los que nos creen reducidos a la impotencia porque no tenemos fortuna privada que poner a disposición de nuestra causa, ni millones robados al pueblo, recuerden el 26 de Julio (...)».

    El 2 de agosto de 1955, desde México, había dicho: «Vuelvo a reiterar mi promesa de que si lo que anhelamos no fuera posible, me verán llegar en bote, a una playa cualquiera, con un fusil en la mano».

    El 25 de agosto, alertó: «La campaña de infamias y calumnias tendrá, un día no muy lejano, su cabal respuesta en el cumplimiento de la promesa que hemos hecho de que en 1956 seremos libres o seremos mártires. La ratifico a los cuatro meses y seis días del 31 de diciembre. Ningún revés impedirá el cumplimiento de la palabra empeñada».

    Y el 30 de octubre reiteró aquel importante juramento: «Puedo informarles, con toda responsabilidad, que en 1956 seremos libres o seremos mártires (...) Esta lucha comenzó para nosotros el 10 de marzo, y terminará con el último día de la dictadura, o el último día nuestro».

    Veamos otro de sus vaticinios: «En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura, como no lo ha sido nunca para nadie, preñada de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a 70 hermanos míos. ¡Condenadme, no importa, la historia me absolverá!».

    Al colaborador mexicano Antonio del Conde Pontones, «El Cuate», le aseguró a principios de 1956: «Si usted arregla ese barco (hablaba del Granma) en él nos vamos a Cuba». Y así fue.

    Si entro, triunfo

    Un juramento enfático suyo fue: «Si salgo, llego; si llego, entro; y si entro, triunfo». Por primera vez lo dijo en la casa de Orquídea Pino, en México. Tal compromiso lo expresó por segunda vez el 21 de noviembre de aquel año, vistiendo un abrigo con que contrarrestaba los escalofríos de una fiebre altísima.

    Y cuando el Che cayó preso allí, con el peligro de ser deportado, Fidel le prometió: «¡Yo no te abandono!». Y lo cumplió.

    Nuevos juramentos igualmente honrosos y optimistas haría después en la Sierra Maestra, en 1957. El 17 de enero, en la finca de Mongo Pérez, en Cinco Palmas, en Purial de Vicana, se abrazaron los dos hermanos guerrilleros: «¿Cuántos fusiles traes?», pregunta Fidel a Raúl...«Cinco». «Y dos que tengo yo, siete... ¡Ahora sí ganamos la guerra!». Sobre esto el propio Raúl diría después que él y otros compañeros pensaron que Fidel se había vuelto loco, «pero, como buen Sancho Panza detrás de mi Quijote, seguí y continuaré hasta la muerte».

    Por Radio Rebelde, tras la frustrada huelga del 9 de abril de 1958, anunció: «Al pueblo de Cuba, la seguridad de que esta fortaleza no será vencida y nuestro juramento de que la patria será libre o morirá hasta el último combatiente».

    En agosto, argumentó: «Hoy vuelvo a hablar al pueblo desde esta emisora (...) no con una promesa por cumplir, sino con toda una etapa de aquella promesa cumplida (...) Estamos dirigiendo el esfuerzo por convertir esta ofensiva en un desastre de la dictadura (...)».

    Y el 5 de junio de aquel año escribió otro de sus célebres compromisos revolucionarios cumplidos: «Celia: al ver los cohetes que tiraron en casa de Mario, me he jurado que los americanos van a pagar bien caro lo que están haciendo. Cuando esta guerra se acabe, empezará para mí una guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos. Me doy cuenta de que ese va a ser mi destino verdadero».

    El 24 de octubre, en Birán, Mayarí, Oriente, tras cuatro años de separación, va a ver a su mamá y demás familiares. Es la única vez que se aparta solo unas horas de la guerra por algo personal, antes de la toma de Palma Soriano. Y comenta a su hermano Ramón: «La primera propiedad que va a pasar al Estado es esta».

    Al despedir el duelo de las víctimas del sabotaje del 4 de marzo de 1960 al vapor La Coubre, pronunció otro de sus insobornables juramentos. Dijo que se abría una disyuntiva similar a la del inicio de la lucha, la de Libertad o Muerte, «solo que Libertad quiere decir Patria y ahora la disyuntiva nuestra será Patria o Muerte».

    Junto con el pueblo, juró en la despedida de duelo de los mártires de los bombardeos del 15 de abril de 1961, preludio de la invasión mercenaria: «Obreros y campesinos, hombres y familias humildes de la patria, ¿juran defender hasta la última gota de sangre esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes?».

    Adiós a la democracia burguesa

    En el espacio televisivo Universidad Popular, el primero de diciembre de 1961, declaró: «Soy marxista-leninista y lo seré hasta el último día de mi vida». Y el 16 de enero de 1962, manifestó: «No volveremos a tener nunca democracia burguesa, que es democracia falsa».

    El camino de América —aseguró el 28 de febrero de 1963— es el de Cuba. Pensaba tal vez en ese instante lo que había jurado en 1959: «El latifundio se acabará, grite quien grite» (1ro. de marzo). «Para arrebatarnos la patria, hay que arrebatarnos la vida» (1ro. de mayo).

    Y en la entrevista con Barbara Walters, en 1977, señaló: «Nuestras ideas no las cambiamos por ningún dinero, ni por ningún interés material (...) Soy un hombre realista y me gusta ser sincero (...) no oculto mi vida, ni mis orígenes, ni tengo por qué inventar absolutamente nada (...) Si yo fuera un hombre falso, si mis ideas no fueran profundas y sinceras, no habría podido convencer a nadie en este país (...) Mi vida siempre ha sido una lucha contra mí mismo, o mejor, un esfuerzo de superación constante (...) ¿Qué comprendo yo cuando gritan ¡Fidel! o cuando me besan o me aplauden? Yo no puedo pensar que es un mérito mío. En ese caso me toman a mí como un símbolo».

    Y es justamente ese hombre-símbolo quien, en nombre del pueblo, dice de nuestros Cinco Héroes: «¡Volverán!», otro juramento que no cejaremos la lucha por cumplir.

    ______________________________________________________________________________

La evidencia de lo posible

Luchar por una utopía es, en parte, construirla, ha expresado el líder histórico de la Revolución Cubana, quien regala a sus compatriotas, a través de su vida ejemplar, la certeza de que podemos batallar y vencer


Con el poder insondable de su palabra, el poeta cubano José Lezama Lima ha definido a nuestro José Martí como el misterio que nos acompaña; la poetisa, martiana y amiga de Lezama Lima, Fina García Marruz, ha expresado que ese misterio nos acompaña, ya para siempre.

Me atrevo a decir, animada en estas líneas de homenaje a Fidel, que él es la posibilidad que nos acompaña, ya para siempre: la gran lección que nos lega, y así lo siento, es que podemos batallar y vencer.

El poeta Cintio Vitier ha escrito en su inolvidable libro Ese sol del mundo moral, por qué Fidel es posibilidad: «La patria —se lee en las páginas finales—, que estaba en los textos, en los atisbos de los poetas, en la pasión de los fundadores, súbitamente encarnó con una hermosura terrible, avasalladora, el 1ro. de enero de 1959. La teníamos delante de los ojos, viva en hombres inmediatos e increíbles que habían realizado en las montañas y en los llanos aquello que estaba profetizado, lo que fue el sueño de tantos héroes, la obsesión de tantos solitarios (…)». (1)

«Y entonces llegó, con el día glorioso, con el primero de enero en que un rayo de justicia cayó sobre todos para desnudarnos, para poner a cada uno en su exacto sitio moral, la confrontación de los fragmentos de la realidad, que andaba rota y dispersa, a más de deshonrada: por lo tanto absurda, o enloquecida, o yerta. En un pestañear se rehizo la verdad, que estaba deshecha, en agonía o sepultada (…)». (2)

«Y vimos cómo la capital se volcaba para cumplir el recibimiento que parecía definitivamente frustrado, y cómo los héroes, los sacros campesinos, el ejército más hermoso del mundo, entraba lenta, gozosa, profundamente durante todo el día y una noche de solemne hartazgo, en la ciudad. ¡Qué fecundación borrando las innumerables frustraciones, las humillaciones indecibles, las minuciosas pesadillas! Comenzaban entonces otros combates; pero desde entonces el devenir tiene raíz, coherencia, identidad». (3)

Solo un optimismo inamovible, la confianza inagotable en la victoria, hicieron de Fidel el luchador invicto que es. Comenzando el siglo XX un cubano excepcional como Julio Antonio Mella ya había encarnado la lección de que un verdadero revolucionario está habitado por febril entusiasmo, por la certeza de que todo buen cambio es posible, por una alegría congénita que blinda contra aquellos eventos que suelen desplomar, deprimir y hasta paralizar a muchos otros.

Ni el menor instante de desaliento

Una experiencia narrada por el líder histórico de la Revolución al periodista italiano Gianni Miná, y que leí siendo muy joven, me ha conmovido hasta hoy. En ella pude sentir las adversidades de un mal día, y también la fortaleza de quien no se dejó arrastrar por los reveses:

«En una ocasión me ocurrió algo, ya después del golpe de Estado de Batista —contó Fidel: Un día estaba yo en las actividades revolucionarias y el automóvil que tenía lo ocupa la compañía, porque era comprado a crédito y me había atrasado en los pagos. Fui a un café al que acostumbraba a ir a tomar un café y a fumarme un tabaco tranquilo, y aquel hombre que siempre fue amistoso, en aquella situación tengo la honradez de decirle: "No traigo dinero arriba", y me dice: "Entonces, no", y me niega el café y el tabaco. Camino por el Prado, paso cerca del Palacio Presidencial custodiado por la policía militar, llego a una esquina que se llama Prado y Neptuno, donde vendían periódicos y los exhibían allí. Yo ese día no tenía ni para el periódico y me puse a leer los cintillos. Un muchachito que estaba allí me bota. Me dice: "circule, circule", y me bota. No tenía ni para el tranvía o para el ómnibus, y caminé como tres kilómetros hasta cerca de la Universidad, donde tenía una habitación en un edificio allí, y entonces me acosté a dormir —hacía mucho calor— y dormí alrededor de tres o cuatro horas. Pasé un día triste, pero ni siquiera en aquellos momentos tuve el menor instante de desaliento». (4)

De aquella vivencia hasta el sol de hoy, la vida del extraordinario revolucionario ha estado marcada por sucesos insólitos, incluso inverosímiles, en los cuales la imposibilidad ha dado paso a lo tangible.

Fidel ha evocado los momentos cercanos al triunfo de 1959. En solo líneas aquilatamos la dimensión de una victoria que la lógica común no hubiese podido siquiera imaginar: «Tenía entonces 32 años. Habíamos vencido en 24 meses y 13 días una fuerza de 80 000 hombres a partir de siete fusiles, reunidos con posterioridad al gran revés sufrido por nuestro pequeño destacamento de 82 hombres, tres días después de nuestro desembarco, el 2 de diciembre de 1956». (5)

Muchos episodios vividos por Fidel condensan en sí el hecho de lo imposible puesto al revés, sagas en las cuales el pueblo va adquiriendo dimensión y consistencia crecientes: el asalto a los gigantescos muros del cuartel Moncada, la travesía del yate Granma (tan pequeño, tan sobregirado en peso y sometido a los vaivenes de la tempestad), seguir en el mapa tras la Crisis de los Misiles, haber derrotado al imperialismo en Playa Girón, haber alfabetizado en muy poco tiempo a millones de seres humanos, lograr que volvieran del imperio nuestro niño Elián González y nuestros Cinco Héroes, resistir los días que transcurrieron mucho más allá de la caída del Muro del Berlín, haber sobrevivido al odio mortal del imperialismo, colocar, allí en el centro donde nada había, la autoestima y la humanidad creciente del cubano.

Lo logrado, a lo cual se pueden sumar muchas realidades, fue alguna vez tan solo el atisbo de un sueño, pero como nos ha enseñado Fidel, «no tenemos otra alternativa que soñar, seguir soñando, y soñar, además, con la esperanza de que ese mundo mejor tiene que ser realidad, y será realidad si luchamos por él. El hombre no puede renunciar nunca a los sueños, el hombre no puede renunciar nunca a las utopías, Es que luchar por una utopía es, en parte, construirla». (6)

Ser revolucionario, como él ha dicho, además de ser un privilegio es «fruto de nuestra propia conciencia». De modo que podemos proponernos cambiar toda situación adversa, mirar al horizonte que sirve, como ha dicho el escritor uruguayo Eduardo Galeano, «para caminar mientras se sueña con los pies en la tierra».

En el año de cumplir sus nueve décadas de infatigable y excepcional vida, Fidel asistió a la sesión de clausura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en abril de 2016. Lo hizo para compartir con los presentes su espíritu de un optimismo que nunca le ha abandonado desde que comenzó a entender las leyes terrenales, allí en un mundo más pequeño y fascinante, Birán.

«(…) Si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos transmitirles que el pueblo cubano vencerá». (7)

La victoria, que en la Isla no es un hecho consumado sino tarea inmensa, nos hace mirar una vez más, deslumbrados, hacia la serenidad con que ese gigante batallador profetiza, como siempre, lo más difícil: la esperanza de la especie humana.

¿Y quién es Fidel si no la continuidad de José Martí? Ambos provienen de materia común: cubanía depurada en la entrega, misterio que cristaliza en lo posible, entereza catapultada a la eternidad.

1 Vitier, Cintio: Ese sol del mundo moral, Editorial Félix Varela, La Habana, 2006, página 212.

2 Ibídem, páginas 212-213.

3 Ibídem, página 214

4 Miná, Gianni: Un encuentro con Fidel. Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 1987, página 361.

5 Castro, Fidel: Prólogo al Discurso pronunciado en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela: Una Revolución solo puede ser hija de la cultura y las ideas. Editora Política, La Habana, 1999. Página 2.

6 Palabras pronunciadas por Fidel en 1992 al amigo nicaragüense Tomás Borge.

7 Versiones taquigráficas del Discurso ante el pleno, pronunciado por Fidel en la sesión de clausura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba. Abril 19 de 2016.



_______________________________________________
Leer mas >>

24 DE JULIO: V ASAMBLEA NAC. DE DELEGADOS DEL SUTEP(LIMA)
Hide Box